Matazaemon Nakano I comenzó a experimentar haciendo vinagre a partir de los posos que sobraban de la elaboración de sake.

Matazaemon Nakano I inauguró una fábrica de vinagre en Handa para satisfacer la demanda popular, y sentó los cimientos de los vinagres Mizkan.

El logotipo de Mizkan se convierte en una marca comercial registrada. El diseño se inspira en el escudo de la familia Matazaemon.

Mizkan salta al mercado estadounidense y comienza a exportar sus vinagres desde Japón hasta EE. UU.

El compromiso de Mizkan con la calidad la anima a apostar por el vinagre fermentado en lugar del sintético, y abrir una de las primeras plantas de embotellado de vinagre de Japón.

Mizkan lanza Ajipon – un Ponzu japonés tradicional que actualmente es la primera marca de Ponzu de Japón.

Tras el éxito y la popularidad de Ajipon en Japón, Mizkan lanzó Honteri Mirin.

Mizkan compra «American Industries Co.», la mayor empresa de fabricación de vinagre de EE. UU. y se convierte en una empresa multinacional.

El Museo Mizkan, antes conocido como Villa del Vinagre o 酢の里, abre sus puertas en Handa (Japón), la cuna del vinagre Mizkan.

El vinagre de arroz Mizkan se comercializa en el Reino Unido y Europa, ampliando así la presencia global de la empresa.

Mizkan sigue expandiéndose y compra las marcas clásicas Sarson’s, Dufrais y Haywards.

Mizkan compra la icónica marca británica Branston y amplía la gama de productos del grupo en el Reino Unido.

Mizkan lanza su iniciativa de sostenibilidad ZenB en Japón y afianza su compromiso de «Actuar en pos del bienestar de la tierra, la sociedad y todos los seres vivientes».